Siempre perra, nunca inperra y sin llorar

¿Se acuerdan cómo se sentían antes de su primer día de trabajo?

Esos nervios de no saber si tienes lo que se necesita, ese miedo de hacer algo completamente desastroso el primer día, esa sensación de que vas a ser el hazmereir de todos. Pues todo eso estoy sintiendo. 

Voy a trabajar en uno de los mejores restaurantes del mundo. Es uno de los restaurantes en la lista de los 50 Best y es la primera vez que trabajo en un restaurant.

Yo siempre creí que mi futuro iba a estar en la docencia teórica o en la repostería y puede ser que aun este ahí, no lo se, no lo sabe nadie…y aunque siempre fui medio ñoña en la escuela, la realidad es que no daba mi cien por ciento en las clases de cocina práctica porque simplemente creí que jamas iba a trabajar en una cocina. Y de pronto un día quise asumir mi carrera y trabajar en un restaurante, pero no en cualquiera… me propuse entrar en alguno de los restaurantes mexicanos de “la lista” y ¿por qué no empezar con algo menos ambicioso? bueno, pues porque así soy yo. A veces podré pecar de confiada, pero ¡hey! si no confiamos en nosotros mismos entonces cómo podemos esperar que otros confíen. Ademas aprendo rápido y mas ganas que yo, no muchos. 

Pues decidí escribir correos a los restaurantes de la lista y solo me contesto uno diciendo que -ahorita no, joven- 

Tuve que planear e investigar cómo se logra entrar a estos restaurantes y para no hacerles el cueto largo, hace aproximadamente dos semanas me dijeron que sí. ¡No lo podría creer!

Durante los dias que tuve para preparar todo para mi mudanza a la Ciudad de México y preparar todo lo que me pidieron en el restaurante, la inseguridad se comenzaba a apoderar de mi con dudas y miedos.

A ver, lo que pasa es que no solo nunca he trabajado en un restaurante, tampoco he tenido nunca un trabajo “normal”. ¡Vaya! que nunca he sido “empleada”. Mis trabajos han sido muy artísticos, muy freelance, muy emprendedora la muchacha, incluso cuando he trabajado como maestra en prepa y uni dando clases de repostería y teatro, pues son talleres, hay mucha libertad ahí. 

Pues en mi búsqueda de respuestas y tranquilidad mental, me fui a ver mirreyes contra godinez y después de reírme un rato y no encontrar las respuestas ahí, le escribí a mis  amigas mas exitosas ya sea en la cocina o en el mundo laboral. Y estos fueron los consejos que me dieron.

Consejos de mis amigas godin:

A ver morrita, vas a entrar a un trabajo, con un jefe, que si es chef o lo que sea, es tu jefe; y si el dice  -así-, es así, ya si más adelante sientes la libertad de proponer u opinar puedes hacerlo, pero eso te lo tienes que ganar. 

Tu portate linda, -Hola a todos, yo soy Atenea- con una sonrisa, pero no dejes que te agarren de su puerquito.

Escucha y aprende todo lo que puedas.

Consejos de mis amigas cocineras:

Llévate una libreta y anota todo, para que no estes preguntando.

Pero si no sabes algo, pregunta antes de cagarla.

Trata de estudiar el Menú del restaurante para que no llegues en ceros, debe estar en internet. (sí está) 

Se acomedida y aunque te hagan caras feas, sonrie; no pasa nada, no te conviene ponerte diva.

Se organizada, ten todo lo que necesitas a la mano, se organizada.

Si tu area esta tranquila ayudale a otra, trata de volverte indispensable.

Si te meten al cochambre y te agarran de chacha, es normal, eres la novedad, no te lo tomes personal.

Aprende todo lo que puedas, tienes que ser una esponja.

Trata de ser puntual y de no estar esperando la hora de salida en punto.

A ver Atenea, tienes que ser más perra que bonita, siempre perra nunca inperra y jamas llorar.

Palabras de aliento de una de mis mejores amigas que tambien es blogger: 

Sí la armas.

Pues ya esta, entro esta semana y sigo nerviosa, pero tambien estoy emocionada de la experiencia que voy a vivir y todo lo que voy a aprender.

Les seguire reportando 

¿Ustedes qué consejo me darían? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *